imagen1 Los ecosistemas educativos se refieren a los actores educativos de una organización, barrio o comunidad, y a sus relaciones sociales. El ecosistema se ve influido tanto por el tipo de actores como por el tipo de relaciones sociales existentes entre los propios actores. Actores que pueden ser maestros/as, educadores/as de calle, monitores/as de extraescolar, psicopedagogos/as, psicólogos/as, niños/as, jóvenes y familias, entre otros. Los ecosistemas educativos destacan el poder de la colaboración entre actores educativos para la mejora conjunta de la educación en el siglo XXI.

Quiero saber más sobre ecosistemas educativos.

Los ecosistemas educativos se basan en la idea de capital social, entendida como el conjunto de recursos a los que podemos acceder a través de nuestras relaciones sociales. Frente a un objetivo, nuestro capital social permite incrementar nuestros recursos y, por lo tanto, nuestras posibilidades de éxito. Por ejemplo, una escuela accede al uso de un espacio deportivo en el barrio para realizar una actividad escolar gracias al hecho que la directora tiene buena relación con el gerente del espacio.

Quiero saber más sobre el capital social en educación.

El liderazgo de ecosistemas educativos plantea la voluntad de construir y sacar el máximo rendimiento de la organización, el barrio o la comunidad mediante estrategias de liderazgo como la participación, la confianza, la colaboración y la innovación. Para construir el ecosistema es necesario que los equipos de liderazgo activen las relaciones entre los actores, facilitando el intercambio de conocimientos, información, experiencias, ideas y recursos para producir resultados innovadores que sean relevantes por sí mismos.

Quiero saber más sobre ecosistemas colaborativos e innovadores

Quiero saber más sobre el liderazgo de ecosistemas educativos.